BIENVENIDO GORILA por Gustavo Ott


Finalmente le vimos las garras, los gritos, sus poses animal. Le vimos los ojos rojos de furia, sus ansias asesinas. Le vimos mostrando el culo con alegría mientras en las calles de El Silencio se masacraba a gente inocente. Bienvenido gorila al concierto de los inmundos latinoamericanos .

De Pinochet a Videla, de Gatieri a Somoza de Collor a Fujimori, un solo gorila se apoderó de nuestra historia y mutiló ya no a nuestros pueblos, sino ese deseo cada vez más improbable de vivir más o menos civilizadamente. Si había dudas del gorila -casi siempre lejanas, de gente que no vive aquí, de esos que por odio pedían venganza- que esas dudas ya no tengan espacio. Esas dudas tienen bandas armadas, disparan a malsalva, allanan las casas, intimidan a escritores. Es un gorila. Uno más. Y nada más.

Censurados los medios, intervenidas las instituciones, armando milicias que dispararon alegres, festivas, radiantes, a compatriotas desarmados, el gorila se viste de gala y con risa observa cómo sus monerías gustan a los que le aplauden en el patio y entre los que lo admiran de lejos, con su café pero en Buenos Aires, con su antinorteamericanismo pero en Madrid, con sus deseos de justicia, pero en Paris. Latinoamérica recibe otro golpe de izquierda. Y no son mejores. Son los mismos. Acaso peores.

Bienvenido gorila a esta historia nuestra llena de gorilas como tú. Casi todo te queda grande, hasta tu nombre de gorila

Bienvenido a tu época. Que la nuestra parece asesinada, con un tiro en la cabeza, como la de inocentes en las calles de El Silencio

Terminó la República. Comienza la Dictadura. No otra, sino la misma. La misma de siempre. Bienvenido Gorila. Ya te diremos adiós.

Gustavo Ott Dramaturgo/ Venezuela

.
Home Rebaño Editorial Poesía Enlaces Relatos Pintura Vivir en bajito Denuncias Artículos Pasto de Cabrasola